MOTOR DE BÚSQUEDA PARA ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS

Autor  Periódico  Año 
Mostrar Introducción

Fuga de cerebros mexicanos, ¿realidad preocupante o mito genial? Sexta parte
Roberto Rodríguez Gómez
Campus Milenio Núm 320 [2009-05-14]
 

Para continuar con la serie sobre el fenómeno de fuga de cerebros de mexicanos al exterior, particularmente hacia Estados Unidos, abordaremos en esta y en las próximas entregas un nuevo ángulo, el cual corresponde a la migración de trabajadores temporales a través del sistema de visas otorgadas por el gobierno estadunidense con ese propósito. La información al respecto es relevante dado que las regulaciones migratorias de EU especifican con cierto detalle el perfil del visitante o trabajador temporal, en función tanto del tipo de trabajo que habrá de desempeñar como el nivel de habilidad requerido.

Para comenzar, conviene distinguir entre dos grandes grupos: el que corresponde al estatus migratorio denominado “residencia legal permanente”, popularmente conocido como visa green-card, y el que corresponde a la “residencia legal temporal”, para el cual existe un amplio catálogo de visas que autorizan distintos plazos de permanencia temporal de acuerdo con el objeto de la migración.

A pesar de su denominación, la residencia legal permanente es una autorización temporal sujeta a refrendo cada diez años. Se considera una suerte de condición migratoria intermedia entre la residencia temporal con plazo y propósito definido y la naturalización. Los tenedores de las green-cards están autorizados para trabajar, percibir salarios y prestaciones, pero carecen de derechos ciudadanos fundamentales.

De 2000 a la fecha el gobierno estadunidense ha otorgado aproximadamente un millón de autorizaciones por año, de las cuales sólo 15 por ciento se obtiene mediante la demostración de un puesto de trabajo estable, cuyo empleador avala la solicitud del interesado. La mayoría de las green-cards se obtiene mediante la constatación de condiciones de parentesco.

México destaca como el país cuyos ciudadanos obtienen el mayor número y proporción de los visados de residencia permanente en EU. Los datos de 2007 (los más recientes en la estadística oficial) indican que de un total de 1 millón 52 mil 415 green-cards autorizadas, 143 mil 180 fueron para mexicanos, lo que equivale a 13.6 por ciento del total. La cifra mexicana es superior, por ejemplo, a la de todos los europeos que adquirieron ese año tal estatus migratorio. De las visas concedidas a mexicanos, sólo 11 mil 900 se otorgaron por la vía del cumplimiento de requisitos laborales.

Las visas de residencia temporal legal en EU registran el mayor volumen mundial. En 2007 las embajadas estadunidenses autorizaron un gran total de 37 millones 149 mil 651 visas. Cabe aclarar que casi 70 por ciento de éstas corresponde a motivos turísticos, es decir visitantes temporales en viaje de placer. La siguiente categoría, por su importancia cuantitativa, es la de visitante temporal en viaje de negocios. Más de 5.4 millones de visas se expidieron con esa denominación. El resto corresponde a propósitos más específicos y vale la pena comentar algunos de ellos.

Para estudiantes se otorgaron (seguimos en 2007) un total de 787 mil 756 visas, en su mayoría para estudios superiores o de posgrado. De éstas, los mexicanos obtuvieron 54 mil 836 (7.0 por ciento del total). Para ocupaciones altamente especializadas, que suponen al menos formación profesional, se concedieron 461 mil 730 visas categoría H1B, la mayoría para ocupaciones relacionadas con informática y telecomunicaciones. De estas últimas —de las que más adelante nos ocuparemos con algún detalle—, los mexicanos fueron beneficiarios de 18 mil 165 (3.9 por ciento del total). En cambio, nuestros connacionales representaron el mayor volumen proporcional en las visas H2A, para trabajadores agrícolas, con un total de 79 mil 394, lo que representa 90.9 por ciento de las otorgadas en esta categoría, y H2B para trabajadores no agrícolas, con 43 mil 660 visas o 57.7 por ciento de las mismas.

Llama la atención, por otra parte, que de las 85 mil 142 visas para trabajadores profesionales otorgadas en 2007 al amparo del TLCAN, los mexicanos únicamente obtuvieron 15 mil 299, o sea 18 por ciento del total. El 82 por ciento restante se destinó a ciudadanos canadienses. En la próxima entrega analizaremos en particular las visas H1B y las visas TLCAN con la finalidad de buscar en ellas trazas concretas de la fuga de cerebros.



Instituto de Investigaciones Económicas
Seminario de Educación Superior
TEL: 56650210, FAX: 56230116
webmaster@ses.unam.mx
Last modification: April 28 2016 13:39:11.  

Free Blog Counter