MOTOR DE BÚSQUEDA PARA ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS

Autor  Periódico  Año 
Mostrar Introducción

Comienza 2016
Roberto Rodríguez Gómez
Campus Milenio Núm. 640, pp. 5 [2016-01-14]
 

Es tradición que el primer día de clases de cada año la principal autoridad educativa del país, el secretario o secretaria de Educación Pública, se presenten en alguna primaria pública, generalmente en la Ciudad de México, para dar un simbólico banderazo de salida al inicio de actividades. El acto no corresponde, en función del calendario escolar, al comienzo del ciclo lectivo, que dio inicio el 24 de agosto del año pasado y finalizará el próximo 15 de julio, pero sí a la primera jornada escolar de 2016. Esta ocasión el secretario Aurelio Nuño Mayer presidió la ceremonia en la Escuela República de Cuba, en el centro de la ciudad, y presentó ahí las líneas generales y los propósitos a cumplir en la nueva etapa de la reforma educativa que se impulsa.

El funcionario de la SEP inició su discurso con el siguiente comentario: “simplemente les quiero decir que este año va a ser el fundamental de la transformación educativa en México. Este año es precisamente el año en el que vamos a estar implementando y desplegando las diversas políticas públicas que se derivan y que nos mandata la Reforma Educativa.” Pues sí, aunque la reforma educativa se centró en su origen y primera implementación en la evaluación de docentes y directivos, lo cierto es que los temas centrales del cambio de modelo educativo han quedado pendientes para una segunda etapa.

¿Cuáles son, entonces, las tareas que se identifican para hacer avanzar la propuesta de reforma de la educación obligatoria? El secretario Nuño destacó cuatro elementos: autonomía de gestión de las escuelas; política de infraestructura y equipamiento escolar; programa de formación continua y desarrollo profesional docente; y nuevo modelo educativo. Sobre estos aspectos, que coinciden grosso modo con las prioridades de política educativa anunciadas el año pasado, el titular de la SEP aportó algunas características y metas cuantitativas.

Sobre el tema de brindar mayor autonomía de gestión a las escuelas que integran los sistemas de educación preescolar, básica y media superior, indicó que la política correspondiente busca coincidir con las mejores prácticas internacionales en la materia. Anunció que hace falta definir los lineamientos formales que habrán de dar un mayor margen de decisión a las escuelas, no obstante se recordó el compromiso de que el próximo 25 de enero la SEP presente el nuevo plan al respecto.

El secretario anunció también que en febrero se presentará el plan de infraestructura y equipamiento escolar. La política corresponde a la aplicación de los recursos recogidos a través de los Certificados de Infraestructura Educativa Nacional (CIEN) y canalizados al programa de la SEP denominado Escuelas al CIEN. No obstante que la primera emisión de dichos certificados en el mercado bursátil fue de solo 8.6 miles de millones de pesos, Aurelio Nuño indicó que el programa, como tal, manejará un fondo de recursos de aproximadamente 50 mil millones de pesos, con lo cual se prevé remozar aproximadamente 33 mil escuelas.

Las cifras indicadas corresponden más bien a metas sexenales que al programa anual. No por ello son poco significativas. Acondicionar 33 mil unidades escolares representa un promedio de 33 planteles diarios o más de uno cada hora en lo que resta de la administración Peña Nieto. Para este año se anticipa el mejoramiento de la infraestructura y el equipamiento de 16 mil quinientas escuelas.

Como subproducto del proceso de evaluación magisterial se va a presentar, se supone que en febrero, el nuevo programa de formación y desarrollo profesional para el magisterio en funciones. Al parecer en éste habrán de participar distintas instituciones de educación superior, incluso universidades públicas y particulares. La oferta incluirá, hasta donde se sabe, desde cursos en distintas materias y metodologías hasta formación de nivel posgrado. Cierto es que la política no es del todo novedosa, se ha intentado, en distintas vertientes, en al menos las dos últimas décadas. Será de interés conocer si hay un enfoque renovado o si la novedad será el anunciado incremento presupuestal al rubro. El secretario informó, al respecto, que el presupuesto para formación docente se multiplicará por diez en la comparación al ejercido el año previo: de 220 millones de pesos a casi 2 mil millones en 2016.

Por último, Aurelio Nuño dijo que “hacia los meses de marzo y abril estaremos presentando lo que será en su totalidad el nuevo modelo educativo con los nuevos planes y programas de estudio. Será unas propuestas que llevaremos a diversos seminarios con expertos, con pedagogos, con los maestros de México, queremos que los conozcan, platicarlos con ustedes, con las autoridades locales, con expertos.”

Una vez que se tengan los “comentarios”, cabe suponer complementarios a las ponencias de los foros regionales que se llevaron a cabo en el segundo año de la administración, se tendrá una definición de nuevos planes y programas. Si todo va bien, el ciclo 2017-2018 será el primero en que los mismos se inicien. Aunque el secretario informó, asimismo, el plan de fortalecer la educación inicial como parte de la reforma curricular, la revisión del programa de becas vigente, y la intención de reforzar la educación artística, la enseñanza del inglés y la educación física, omitió comentar la opción de reformar la educación normal ¿se abandonó ya el proyecto o fue un olvido momentáneo? Ya lo sabremos.


Instituto de Investigaciones Económicas
Seminario de Educación Superior
TEL: 56650210, FAX: 56230116
webmaster@ses.unam.mx
Last modification: April 28 2016 13:39:11.  

Free Blog Counter