MOTOR DE BÚSQUEDA PARA ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS

Autor  Periódico  Año 
Mostrar Introducción

Los hechos alternativos de Trump: Científicos se preparan para tomar la calle
Alejandro Canales Sánchez
Campus Milenio Núm. 693, pp. 5 [2017-02-16]
 

El epicentro de la protesta será el próximo 22 de abril en Estados Unidos, y particularmente en Washington, D.C., pero réplicas de inconformidad se manifestarán en múltiples ciudades de esa nación y del mundo, incluyendo México. Ya no se habla de una marcha, son “Marchas por la ciencia”. Y sí, lo que está en juego es la evidencia científica.

Lo que estamos viviendo es una situación perturbadora, inquietante, rara: todo parece cambiar aceleradamente y, al mismo tiempo, de forma imprevista e inevitable. Si hace muy poco el presidente Trump formulaba amenazas imposibles de cumplir en el conocido marco de las relaciones internacionales y de la política interna, ahora son órdenes ejecutivas en serie y en serio. El conocimiento técnico para fundar esas decisiones no tienen la menor importancia.

La que sería una inminente ratificación del acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, el mayor acuerdo megarregional en materia comercial, ese que llevó una década de negociaciones, quedó fácilmente eliminado sin mostrar prueba alguna de que sería inútil o catastrófico. El cambio del TLCAN podría llevar más tiempo, porque tiene candados e involucra a más de un país, pero ya no queda duda de que será sacudido fuertemente. Lo que no hace mucho era una relación relativamente amistosa entre países vecinos, hoy ya es francamente hostil y envenenada.

Lo dramático es que los cambios y buena parte de las decisiones se han fundado en verdades a medias o auténticas falsedades, también conocidos como “hechos alternativos”. Esa frase que utilizó Kellyanne Conway, consejera de Trump, para justificar porqué el secretario de prensa estadounidense, Sean Spicer, había dicho terminantemente que la ceremonia de asunción de Trump había sido la más concurrida, cuando las imágenes mostraban lo contrario. (Un rasgo de Spicer que el programa SNL ha capitalizado muy bien en sus parodias).

Sean Spicer había dicho sobre la ceremonia: “esta fue la mayor audiencia que alguna vez atestiguó una toma de posesión, punto” (cnn.com). Algo que no mostraban las imágenes comparativas que circularon una y otra vez. Por eso, cuando la consejera de Trump la dio por buena, como una versión de “hechos alternativos”, el entrevistador, Chuck Todd, le dijo: “hechos alternativos no son hechos, son falsedades” (nbcnews.com).

Si el diferendo solamente fuera por una mera impresión de ilusoria popularidad para inflar el ego, hasta podría ser desestimable. Lo grave es que se configura un mundo paralelo de “hechos alternativos” para la toma de decisiones. Uno que hasta hace muy poco era completamente inadmisible.

Seguramente usted todavía recuerda la época de campaña del actual presidente Trump, particularmente cuando se pronunció sobre cambio climático diciendo que era un “mito y un engaño”, así que anunció que de resultar electo retiraría a Estados Unidos del Acuerdo Climático de París. Tal intención provocó que casi 400 científicos, entre ellos 30 premios Nobel, le remitieran una carta para señalarle que “sus declaraciones son inconsistentes y no tienen ninguna relación con la realidad” y explicarle las consecuencias de abandonar el Acuerdo, todas catastróficas y de larga duración.

Ahora, como presidente, Donald Trump no ha firmado la orden ejecutiva para retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París. No es nada claro si lo hará o no. Sin embargo, la posverdad y los hechos alternativos siguen comandando buena parte de sus decisiones, sea para prohibir el ingreso a su territorio, para el fenómeno migratorio o para cancelar programas. Así que en este caso, como en muchos otros, el desenlace podría ser inevitable.

En estas circunstancias, un grupo de científicos, casi al día siguiente de la marcha de las mujeres del pasado mes de enero, comenzaron a expresar la intención de realizar una marcha por la ciencia. Lo hicieron a través de Reddit, ese sitio web utilizado para debates que generan adhesiones o rechazos. Los adherentes pronto se multiplicaron y expandieron, no solamente en Estados Unidos.

Ahora, con una misión, metas y principios claramente establecidos (marchforscience.com), el movimiento se manifiesta a favor de la formulación de políticas basadas en evidencias y la inclusión en la comunidad científica. En cada lugar se establece más o menos lo mismo del documento base, pero en algunos casos se añaden particularidades.

Por ejemplo, en el caso de la “Marcha por la ciencia en México”, convocada para el mismo 22 de abril, el día que se realizará en otras partes del mundo, la cuartilla de presentación añade, entre otras cosas: “En México, el presupuesto para ciencia se ha reducido más que nunca y la precariedad de las nuevas generaciones de científicos se hace más profunda ante la crisis económica y los malos manejos de los administradores del país” (@ScienceMarchMx). Veremos las evidencias.

Posdata: No, en el cálculo de incentivos económicos, no está clara la diferencia entre la UMA utilizada en el reglamento de becas y el INPC del reglamento del SNI.


Instituto de Investigaciones Económicas
Seminario de Educación Superior
TEL: 56650210, FAX: 56230116
webmaster@ses.unam.mx
Last modification: April 28 2016 13:39:11.  

Free Blog Counter